Despertar… a paso de cangrejo

30 09 2011

A la espera de una segunda vuelta electoral, el futuro político de Guatemala pinta gris: democracia endeble, represión e inseguridad alimentaria.

Por Susadny González Rodríguez

Los comicios para elegir al nuevo presidente de ¿la esperanza? serán recordados como los más caros en la historia de ese, el primer narcoestado de América Latina. Llevan el sello del desprecio por la legalidad que manifiestan los partidos, y de una extrema derechización, reflejada en propuestas conservadoras, a años luz de las necesidades de la miríada de votantes, y del país todo.

Unas elecciones en las cuales la exclusión parece ser el eslogan. La asimétrica relación de poderes lo ilustra. Apenas 10 representantes mayas llegan al Congreso en una sociedad predominantemente indígena (60 por ciento). Y se patentiza, como asignatura pendiente, la poca visibilidad de la mujer (solo tres féminas se postularon, y de ellas la Nobel de la Paz Rigoberta Menchú alcanzó un discreto 3,18 por ciento). Aunque no faltó la que intentó impregnarle su aroma a la banda presidencial. Sin embargo, la negativa de los magistrados puso fin a los sueños de la exprimera dama Sandra Torres, quien apostó hasta su matrimonio en pos de la candidatura. Fallido intento que dejó sin representación al partido oficialista. Hecho sin precedentes.


Asistimos, coinciden los observadores, a un período en el que la política ha derivado en estrategia económica. Las sumas divulgadas por el Tribunal Electoral revelan que hasta el 15 de agosto los partidos habían invertido el equivalente a 17,8 millones de euros. Billetes de dudosa procedencia. Con razón el analista G. Berganza los llama empresas electorales. Son una especie de trampolín en la recaudación de recursos económicos, para ya en el poder “cobrarlos”, señala un artículo de la digital Rebelión.

Un repaso a los discursos retóricos de los candidatos devela el vacío ideológico predominante. Cada promesa hecha pende de los montos financieros de un Estado debilitado luego del paso de seis Gobiernos civiles (instaurados por la “vía democrática”), algunos con tendencias neoliberales.

A mitad del show para ver quién se lleva el gato al agua, la propaganda y la prensa se encargan de sugestionar a un pueblo que, sin la necesaria cultura política, escucha lo que quiere oír de sus políticos y vota sin mayor información y análisis, tal como lo califica Edelberto Torres Rivas en el diario local El Periódico.

El gran icono publicitario ha sido la niñez. Mejorar sus condiciones de vida se perfila entre los grandes desafíos para el primer año de gobierno. ¿Y qué saben los políticos de ese sector? Nada.

A propósito de la inseguridad ciudadana, la pedagogía del terror vuelve a ponerse en boga. Aun cuando la violencia no es más que la punta del iceberg, en palabras del politólogo argentino Marcelo Colussi. El tema del racismo y la desnutrición provoca mutis, a pesar de que esta última es la principal causa de muerte en la nación centroamericana,  que encabeza la lista del continente y el Caribe en ese aspecto, y se ubica sexta a nivel mundial.

Dos joyitas

El fantasma del crimen trajo como respuesta la promesa de “mano dura” del general retirado Otto Pérez Molina (Partido Patriota). Mientras, el empresario millonario Manuel Baldizón (Libertad Democrática Renovada) apela a la estrategia discursiva, aunque solo se quede en la “pirotecnia verbal”, diría Colussi. Ambos se enfrentan en la lucha por el trono tras repartirse la mayoría de los sufragios. Con ventaja para el primero.

Por primera vez desde el fin de las dictaduras militares (1985), un uniformado podría tomar las riendas de Guatemala. Al también llamado Comandante Tito le precede un historial: manchado de sangre indígena. El autoritarismo se vislumbra como una de sus socorridas tácticas. En cambio, la onda de su rival, el cacique del Petén, es de corte populista, con doble y triple aguinaldo para los trabajadores y “viviendas para todos”.  El “rico abogado” -así lo apodan en la embajada norteamericana-, quien emergió gracias al clientelismo político, habló de “fusilar a los delincuentes en la plaza pública amarrados al asta del pabellón nacional”. ¿Importará el resultado si ya ambos han jurado lealtad a Washington en materia de alianzas comerciales y de cooperación militar?

Peliagudo se percibe 2012 para los de la tierra del quetzal. Una democracia endeble, transida de represión e inseguridad alimentaria, parece la predicción más acertada. El despertar político que los chapines anhelan ¿llegará?… a paso de cangrejo.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: