Bogar contra el neoliberalismo

20 11 2013
La Ley Habilitante aprobada otorga poderes a Maduro para poner en marcha un plan contra la corrupción y equilibrar el país.

La Ley Habilitante aprobada otorga poderes a Maduro para poner en marcha un plan contra la corrupción y equilibrar el país.

Por Susadny González Rodríguez

Mientras la nación bolivariana vive lo que un experto denomina la “metamorfosis socialista” a favor de los excluidos, los promotores del “golpe suave” -plantea además la aplicación de operaciones psicológicas y boicots económicos- insisten en instaurar una percepción negativa del Gobierno, sometido a una estrategia de confrontación fundada en “la necesidad de cambio” con el fin de retornar a la “normalidad” que representa la burguesía rentista.

La muerte del Comandante allanó el camino hacia la anhelada división del chavismo, con una táctica que incluye mermar la credibilidad de sus líderes y denostar al presidente. Simplemente se agudizó una guerra psicológica de larga data donde los medios de comunicación resultan “los nuevos ejércitos de su nueva guerra” -en palabras del colectivo de Psicólogos por el Socialismo-, bombarderos del rumor planificado, que nunca se coteja con la realidad. ¿El núcleo de su retórica amarillista? Desabastecimiento, inflación, corrupción. “Hemos visto documentos de reuniones con la derecha planeando explícitamente sabotajes para perjudicar la política económica del gobierno, fomentar el descontento y ganar las elecciones en diciembre”, suscribe el sociólogo James Petras.

Los comicios de abril avivaron la ansiedad de los roñosos a la zaga de la mayor reserva petrolífera del mundo. A no dudarlo, el país sufre la denominada “maldición de la Renta”, y la disputa por su distribución y control es el eje de esta sucia ofensiva. El sueño pendiente de Chávez de “rebelarnos contra los designios del mercado mundial imperialista utilizando nuestra Renta Petrolera para lograr la independencia económica de los factores de poder del capitalismo internacional” constituye, en opinión de estudiosos de Marea Socialista, la “tarea más importante de la actual generación”.

¡Victoria popular!

Resolver la usura y la especulación supone un reto, no una utopía. Las medidas a grupos empresariales -han aplicado sobreprecios de hasta el mil 200 por ciento a los productos-, definieron un camino. Irrumpe ahora la Ley Habilitante: un mazazo a las aspiraciones de las mafias especulativas. Vigilar costos, apoyar la producción, proteger los salarios, atender y regular los precios y establecer límites razonables en la ganancia, serán las prioridades de Nicolás Maduro, amparado en los poderes que esta le otorga por un año.

Un paso significativo será la creación del Centro Nacional de Comercio Exterior para “dirigir todo la política de administración de divisas, de importaciones”. Se sabe que la relación Bolívar/Dólar supone una tensión permanente. La burguesía usa la economía real para especular: compra afuera con un buen porcentaje de dólares oficiales y vende dentro al valor del dólar paralelo -multiplicado casi por cinco-. En esta acumulación del capital radica el quid de la subida de los precios, la inflación, el desabastecimiento programado. “Es una doble lucha contra los mayoristas y gerentes a gran escala; y por otro lado, agrega Petras, contra los propios funcionarios involucrados en esa corrupción que han robado millones en los últimos tiempos”.

Todo esto, coincidamos con los analistas, requiere de una nueva arquitectura institucional encaminada no solo a la fiscalización y sanciones ejemplarizantes, sino al diseño de un modelo productivo que evite caer en la trampa del capitalismo brutal, y conduzca por ejemplo a una Revolución Agraria que rompa la dependencia al uso de la Renta para importar el 70 por ciento de alimentos. Si bien la FAO lo reconoce entre los países que más éxito han tenido en sus esfuerzos para erradicar el hambre, el tema genera polarización y alimenta las arengas disparatadas de los opositores.

Época de definiciones, de oportunidades para dinamizarse. Lo corrobora la “ofensiva estremecedora” contra la ultraderecha, la voluntad de una “nueva ética” cuyo mensaje al pueblo, artífice del proceso, se dice más alto, pero no más claro: en la Venezuela de Chávez la única transición permisible es hacia más socialismo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: