¿Un nuevo ciclo de luchas populares?

24 06 2013
¿Quién lo hubiera imaginado en Brasil?

¿Quién lo hubiera imaginado en Brasil?

Por Atilio A. Boron (Tomado de Rebelión)

Las grandes manifestaciones populares de protesta en Brasil demolieron en la práctica una premisa cultivada por la derecha, y asumida también por diversas formaciones de izquierda -comenzando por el PT y siguiendo por sus aliados: si se garantizaba “pan y circo” el pueblo –desorganizado, despolitizado, decepcionado por diez años de gobierno petista- aceptaría mansamente que la alianza entre las viejas y las nuevas oligarquías prosiguieran gobernando sin mayores sobresaltos. La continuidad y eficacia del programa “Bolsa Familia” aseguraba el pan, y la Copa del Mundo y su preludio, la Copa Confederación, y luego los Juegos Olímpicos, aportarían el circo necesario para consolidar la pasividad política de los brasileños. Esta visión, no sólo equivocada sino profundamente reaccionaria (y casi siempre racista) quedó hecha añicos en estos días, lo que revela la corta memoria histórica y el peligroso autismo de la clase dominante y sus representantes políticos a quienes se les olvidó que el pueblo brasileño supo ser protagonista de grandes jornadas de lucha y que sus períodos de quietismo y pasividad alternaron con episodios de súbita movilización que rebasaron los estrechos marcos oligárquicos de un estado apenas superficialmente democrático. Basta recordar las multitudinarias movilizaciones populares que impusieron la elección directa del presidente a comienzos de los años ochentas; las que precipitaron la renuncia de Fernando Collor de Melo en 1992 y la ola ascendente de luchas populares que hicieron posible el triunfo de Lula en el 2002.

Leer el resto de esta entrada »





¿Qué le pasa al Gobierno de Dilma?

22 09 2011

En ocho meses de Gobierno ha retirado de su Gabinete a cinco ministros, cuatro de ellos por corrupción

Por Juan Arias

También en Brasil los índices positivos en la economía han sido hasta ahora lo que ha dado a los gobernantes el consenso para gobernar, aunque fuera cerrando los ojos a una cultura de la corrupción que se había hecho crónica a todos los niveles institucionales bajo el eslogan popular de “roban, pero hacen”.

Eso, hasta ayer. Hoy, en la opinión pública está creciendo el consenso en torno al lema del movimiento de los indignados: “Un país rico es un país sin corrupción”. Y la paradoja es que la primera chispa la ha alimentado la presidenta Dilma Rousseff, sucesora del popular Lula da Silva, a quien se le perdonaron todos los escándalos de corrupción a cambio de haber llevado a la clase media a 30 millones de pobres y de haber colocado a Brasil en el candelero del mundo.

Dilma, en ocho meses de Gobierno, ha retirado de su Gabinete a cinco ministros, cuatro de ellos por corrupción.

Leer el resto de esta entrada »





Brasil: cómo perder cuatro ministros en 72 días

18 08 2011

Con la renuncia del ministro de Agricultura, Wagner Rossi, el gobierno de Dilma Rousseff pierde a su cuarto ministro en 72 días. ¿Está comenzando a perder estabilidad este gobierno que algunos definen como un pantano que traga ministros?

Tomado de BBC Mundo

Cuando Dilma Rousseff asumió la primera magistratura de la nación, en Brasil, en enero pasado, no pudo sino destacar el hecho de que era la primera vez que semejante cargo pasaba a manos de una mujer.

Del mismo modo, la presidenta Rousseff destacó el hecho de que nueve titulares de cartera de sus 37 ministros, eran mujeres, todo un récord para Brasil.

Tras la renuncia del titular de Agricultura, Wagner Rossi, acusado de corrupción en publicaciones de prensa, Rousseff vino quizás a agregar otro récord: es el cuarto ministro que pierde su gobierno en poco más de 70 días.

Junto a su ideario económico y político de proteger a los más vulnerables y gobernar para todos, Dilma Rousseff asumió el compromiso de sanear la esfera de gobierno de la corrupción.

¿Está siendo el gobierno brasileño víctima de sus propias promesas?

Leer el resto de esta entrada »