Camila Vallejo: La entrevista que no fue

13 04 2012


Por Susadny González Rodríguez

Entrevistarse con Camila Vallejo, además de un lujo, parece meta elevadísima. Quienes han consumado una plática no dejan de acentuar lo difícil que puede ser colarse en la atestada agenda de la miembro de la Juventudes Comunistas de Chile. No obstante, en vísperas de su reciente visita a Cuba -invitada de honor de la UJC en el marco de su aniversario 50- guardé, junto al cuestionario previamente elaborado, las más febriles esperanzas de concretar un encuentro cara a cara, y a solas con la actual vicepresidenta de la Federación Estudiantil de Chile (FECh) y segunda mujer que ocupara la jefatura de esa organización (entre 2010 y 2011), con más de cien años de creada.
Pero el hecho de nunca haber sobrestimado la función de una conferencia de prensa quizás me hizo perder la oportunidad más tangible para hablar con la bella rebelde chilena, calificativo utilizado por algunos medios internacionales que, sin ver más allá de su apariencia, intentan reducir a su persona el alcance social del movimiento del cual ella es vocera.
Pues bien, aquella conferencia, o encerrona más bien, donde yo quedé acomodada literalmente a sus pies, no me pareció la ocasión propicia –craso error- para bombardearla con mis preguntas, igual que lo hacían con ensayada avidez mis colegas aglomerados. En conclusión, del intento solo pude lograr tres cosas. Una: percatarme de que su belleza no es un mito construido. Dos: deducir que tampoco es precisamente su aspecto físico el que le ha granjeado la nominación de “persona del año”, otorgada por los lectores del diario británico The Guardian. Además, el periódico español El País la incluyó entre las cien figuras más influyentes de 2011, y otra encuesta la corona como la “chilena más admirada”, por encima de Michelle Bachelet y de la célebre “folclorista” Violeta Parra. No por gusto cuando otros le atribuyen el resultado de su gestión a esa condición física (la belleza), ella devuelve el tiro con puntual inteligencia: “Una cara bonita no saca quinientas mil personas a la calle”.

Leer el resto de esta entrada »





Camila Vallejo: “Karl Marx se debe equivocar: ¡Chile no puede acabar como el fracaso del Mayo del 68!”

2 11 2011

Por Anibal Garzón (Tomado de Kaosenlared)

El movimiento estudiantil chileno inició las protestas por una educación gratuita el pasado mes de abril, pero la inserción a las movilizaciones de otros actores sociales hizo crecer la demanda exigiendo una Nueva Constitución y poniendo en jaque el sistema neoliberal.

Protestas en chile con Camila Vallejo

Karl Marx, haciendo alusiones al filósofo alemán Friedrich Hegel, en una de las obras de su juventud como periodista, “El 18 Brumario de Luís Bonaparte”, subscribió que “la historia se repite dos veces, una como tragedia y otro como comedia”, haciendo referencia que Napoleón fue la tragedia y su sobrino, Napoleón III, la risa. Pero, también esta historia puede ser repetida en dos estados diferentes, Francia y Chile.

El símbolo chovinista francés en la II Guerra Mundial, el militar Charles de Gaulle, en un momento de desestabilización política  por las luchas  de la independencia del pueblo argelino fue nombrado Presidente de Francia en 1958 y fundó la V República reafirmando la soberanía francesa en plena Guerra Fría. Justo una década mas tarde estalló en Francia el Mayo del 1968. Jóvenes estudiantes de izquierdas que no vivieron la II Guerra Mundial, la mayoría pertenecientes al movimiento hippie, lideraron la protesta contra el nacimiento de una sociedad de consumo que generaba grandes desigualdades, movilizaciones que fueron apoyadas por millones de obreros industriales que empezaban a sufrir heridas económicas por los primeros síntomas de la crisis del modelo keynesiano. De Gaulle quiso reedificar su prestigio convocando un referéndum de proyecto de reforma constitucional pero la derrota dirigió su trágica dimisión. Leer el resto de esta entrada »