El dulce amargo de la rebelión

28 02 2013

Los caficultores han puesto en jaque a las autoridades

Por Susadny González Rodríguez

Algo está pasando en Colombia. El pueblo se espabila y el eco de sus retumbos parecen no alcanzar los oídos del del presidente Juan Manuel Santos, renuente a debatir -en la mesa de negociaciones- el modelo económico vigente. Sin embargo, la discusión emerge cual raíz nutrida por el fuero militar y la violenta acumulación de la tierra, quizás porque, como afirma Horacio Duque,  la lucha de clases demanda transformación profunda mediante la construcción cotidiana de alternativas, de resistencias, de nuevos horizontes políticos.

Los caficultores han puesto en jaque a las autoridades, y recrudecido -si fuera esto posible- la crisis del sector, arrastrando al país -puntero en la exportación de café- a una de las peores caídas de su historia. Sucede que para los trabajadores del grano y otros gremios del campo, que sostienen también las banderas de la protesta, la “revolución agraria” santista es un fiasco. Realidad que se coteja en los diálogos de paz iniciados en noviembre último.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios