El mejor oficio del mundo

4 10 2013

Justamente porque siento que es este el mejor oficio del mundo, así, de la misma manera en que el Gabo lo predica -aunque sin rozar siquiera sus talones- y porque no es casual que este blog responda desde su nombre a mi pasión de periodista, he decidido honrar a los que viven y aman la profesión, con este regalo:

pluma

Por Gabriel García Márquez

A una universidad colombiana se le preguntó cuáles son las pruebas de aptitud y vocación que se hacen a quienes desean estudiar periodismo y la respuesta fue terminante: “Los periodistas no son artistas”. Estas reflexiones, por el contrario, se fundan precisamente en la certidumbre de que el periodismo escrito es un género literario.

Hace unos cincuenta años no estaban de moda las escuelas de periodismo. Se aprendía en las salas de redacción, en los talleres de imprenta, en el cafetín de enfrente, en las parrandas de los viernes. Todo el periódico era una fábrica que formaba e informaba sin equívocos, y generaba opinión dentro de un ambiente de participación que mantenía la moral en su puesto. Pues los periodistas andábamos siempre juntos, hacíamos vida común, y éramos tan fanáticos del oficio que no hablábamos de nada distinto que del oficio mismo. El trabajo llevaba consigo una amistad de grupo que inclusive dejaba poco margen para la vida privada. No existían las juntas de redacción institucionales, pero a las cinco de la tarde, sin convocatoria oficial, todo el personal de planta hacía una pausa de respiro en las tensiones del día y confluía a tomar el café en cualquier lugar de la redacción. Era una tertulia abierta donde se discutían en caliente los temas de cada sección y se le daban los toques finales a la edición de mañana. Los que no aprendían en aquellas cátedras ambulatorias y apasionadas de veinticuatro horas diarias, o los que se aburrían de tanto hablar de los mismo, era porque querían o creían ser periodistas, pero en realidad no lo eran.
Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Camila Vallejo: La entrevista que no fue

13 04 2012


Por Susadny González Rodríguez

Entrevistarse con Camila Vallejo, además de un lujo, parece meta elevadísima. Quienes han consumado una plática no dejan de acentuar lo difícil que puede ser colarse en la atestada agenda de la miembro de la Juventudes Comunistas de Chile. No obstante, en vísperas de su reciente visita a Cuba -invitada de honor de la UJC en el marco de su aniversario 50- guardé, junto al cuestionario previamente elaborado, las más febriles esperanzas de concretar un encuentro cara a cara, y a solas con la actual vicepresidenta de la Federación Estudiantil de Chile (FECh) y segunda mujer que ocupara la jefatura de esa organización (entre 2010 y 2011), con más de cien años de creada.
Pero el hecho de nunca haber sobrestimado la función de una conferencia de prensa quizás me hizo perder la oportunidad más tangible para hablar con la bella rebelde chilena, calificativo utilizado por algunos medios internacionales que, sin ver más allá de su apariencia, intentan reducir a su persona el alcance social del movimiento del cual ella es vocera.
Pues bien, aquella conferencia, o encerrona más bien, donde yo quedé acomodada literalmente a sus pies, no me pareció la ocasión propicia –craso error- para bombardearla con mis preguntas, igual que lo hacían con ensayada avidez mis colegas aglomerados. En conclusión, del intento solo pude lograr tres cosas. Una: percatarme de que su belleza no es un mito construido. Dos: deducir que tampoco es precisamente su aspecto físico el que le ha granjeado la nominación de “persona del año”, otorgada por los lectores del diario británico The Guardian. Además, el periódico español El País la incluyó entre las cien figuras más influyentes de 2011, y otra encuesta la corona como la “chilena más admirada”, por encima de Michelle Bachelet y de la célebre “folclorista” Violeta Parra. No por gusto cuando otros le atribuyen el resultado de su gestión a esa condición física (la belleza), ella devuelve el tiro con puntual inteligencia: “Una cara bonita no saca quinientas mil personas a la calle”.

Lee el resto de esta entrada »





Troy Davis y la maquinaria de la muerte

30 09 2011

Muchos clamaron por su vida... y la justicia no llegó

Por Amy Goodman (Tomado de Rebelion)

La muerte de Troy Anthony Davis estaba programada para el pasado 21 de septiembre a las 7 de la tarde. Ese día me encontraba informando desde las inmediaciones del “corredor de la muerte”, en la prisión de Jackson, Georgia. Estábamos expectantes, aguardando novedades sobre si la Corte Suprema le perdonaría la vida.

Davis fue condenado a muerte por el asesinato del oficial de policía de Savannah Mark MacPhail, ocurrido en 1989. Siete de los nueve testigos civiles se retractaron de sus declaraciones o cambiaron luego su testimonio, y algunos incluso afirmaron que dieron testimonios falsos tras sufrir intimidación policial. Uno de los dos testigos que no se retractaron de su testimonio es el hombre al que muchos señalaron como el verdadero autor del homicidio. No hay pruebas materiales que vinculen a Davis con el hecho.

Lee el resto de esta entrada »





“La prensa no puede seguir desestabilizando gobiernos progresistas”

28 07 2011

Atilio Borón, saludó este martes la demanda ganada por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, sobre el diario El Universo, y consideró que, más allá de los resultados, “la prensa no puede seguir mintiendo, manipulando, tergiversando, desestabilizando gobiernos con mentiras, calumnias o injurias”.

Por Atilio Borón* (Tomado de Rebelión)

Atilio Borón realizó sus declaraciones durante un foro digital, denominado El poder de los medios, realizado por el sitio Web de teleSUR en el que el profesor contestó las preguntas de varios usuarios.

Sostuvo que en cualquier nación cualquier insulto a un mandatario “da origen a demandas como las que entabló el presidente ecuatoriano”.

El pasado 21 de marzo el Presidente de Ecuador demandó al diario El Universo, sus directivos y al editor de la sección de opinión, Emilio Palacio, a raíz de un artículo en el que el periodista afirmó que el mandatario ordenó “fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente” el 30 de septiembre de 2010, durante el intento de golpe de Estado.

Lee el resto de esta entrada »