La mano sucia de Chevron

26 09 2013
Correa aseguró que Chevron utilizó “técnicas anacrónicas para envenenar nuestras tierras y llenarse los bolsillos”

La petrolera utilizó “técnicas anacrónicas para envenenar nuestras tierras y llenarse los bolsillos”

Por Susadny González Rodríguez

Un auténtico Chernobyl de la Amazonía, así catalogó el presidente Rafael Correa, el calamitoso panorama de muerte y deterioro ecológico que legó la multinacional Chevron a las comunidades originarias, tras casi 30 años de usufructo.

Enfocada en enjugar su imagen, la petrolera norteamericana diseña una estrategia para “evadir responsabilidades e intentar endosar su condena al Estado ecuatoriano y a sus ciudadanos”, según denunció el canciller Ricardo Patiño en el marco de la Asamblea General de la ONU. Todo con el objetivo de “desconocer un millonario fallo judicial por contaminación ambiental”.

La transnacional fue condenada a pagar 19 mil millones de dólares como indemnización por la huella funesta que su filial Texaco estampó en la región entre 1964 y 1992. La demanda, sustentada por tres mil indígenas y colonos, sacó a la luz la desidia: “entre 18 mil millones de galones de residuos petroleros y productos químicos venenosos se vertieron en los ríos que se conectan al Amazonia”. Sin embargo, en una treta para eludir el escándalo, ahora pretende transferir la culpa a la estatal PetroEcuador, que según sostiene el mandatario nunca tocó estos pozos”.

Leer el resto de esta entrada »





Esa obsesión por mentir

3 09 2013
Igual que en 2003, cuando difundieron la escandalosa mentira de las "armas de destrucción masiva" en Irak para justificar la destrucción de un país

Igual que en 2003, cuando difundieron la escandalosa mentira de las “armas de destrucción masiva” en Irak para justificar la destrucción de un país

 

Atilio Borón (Tomado de La Haine)

No hay pruebas; “Si las tienen, que las muestren”, dijo Vladimir Putin. No las mostraron ni lo harán, sencillamente porque no existen. Igual que en 2003, cuando difundieron la escandalosa mentira de las “armas de destrucción masiva” en Irak para justificar la destrucción de un país que, todavía hoy, sigue sumido en un interminable calvario de dolor y muerte. Ahora repiten el libreto, a favor de una población domesticada, propensa a aceptar los argumentos más absurdos –el “consenso prefabricado” del que habla Chomsky–, tales como aquel que reza que Siria constituye una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Mienten y lo hacen descaradamente; mienten a su propio pueblo y a la comunidad internacional. Ocultan el hecho decisivo de que fue Al Assad quien convocó a los inspectores de la ONU y no Washington; que fue la Casa Blanca la que, por el contrario, demandó que esos inspectores se retiraran del teatro de operaciones porque el castigo no podía demorarse ni un día más. Ocultan también que bajo la sola hipótesis de la total estupidez de Damasco podría el gobierno sirio haber detonado una bomba bacteriológica para matar a casi mil quinientos inocentes en las mismas barbas de los inspectores venidos por su encargo. Y si de algo ha dado muestras Al Assad en estos días es de que no es ningún estúpido.

Leer el resto de esta entrada »





La filosofía del optimismo

3 09 2013
La lucha popular adquiere un carácter telúrico

Un hervidero en las calles, tras más de 15 días de paro

Por Susadny González Rodríguez

Cual Pangloss –aquel personaje creado por Voltaire- empecinado en propugnar una visión optimista de la realidad que los hechos refutan, el presidente de Colombia,  Juan Manuel Santos, no solo se resiste a ceder en materia de democratización o modelo económico, sino que ignora, minimiza, reprime un conflicto social, mucho más extendido y subterráneo, atribuyendo el Paro Nacional Agrario, que coloca al Ejecutivo en una crisis de gran envergadura, a artimañas de la oposición interesada en sembrar el caos.

Aturdido por el clamor telúrico de los campesinos, el gobierno de Bogotá debiera asumirlo: las revueltas del Catatumbo han sacudido el adormecido movimiento sindical de tal forma que, convengamos con un analista, “la lucha de clases está adquiriendo una dinámica y comienza a superar los vicios caudillistas y burocráticos de algunos sectores sociales”. Ciertamente, el paisaje político cataliza esa relación “viva y dialéctica” que revela un crescendo en la conciencia de protesta -desatada en 2008- contra el neoliberalismo rentista-dependiente.

Todo a pesar de los instrumentos “legales” consentidos por la Casa de Nariño para criminalizar las huelgas, en su apremio por fortalecer la represión mediante el Fuero Militar -garantiza la impunidad de los 50 mil soldados esparcidos en las calles- y la eufemística Ley de Seguridad Ciudadana. Mientras, retumba la amenaza de involucrar (aún más) al Ejército.

Leer el resto de esta entrada »